Artículos publicados en junio, 2015

Las reformas que vienen en el Derecho del Seguro

Miércoles, 10 de junio de 2015

María Jesús Peñas Moyano

El sector asegurador está a la espera de la nueva Ley de ordenación, supervisión y solvencia de entidades aseguradoras cuyo proyecto se encuentra en la actualidad en el Senado a la espera de la finalización del periodo de enmiendas. El objetivo fundamental de esta norma es la incorporación de las directivas Solvencia II (2009/138/CE, de 25 de noviembre) y directiva Ómnibus II (2014/51/UE, de 16 de abril), además de una actualización de esta normativa con la incorporación de otras normas que se ha considerado pertinente introducir como consecuencia de la propia evolución del sector asegurador para procurar su puesta al día.

El amplio texto proyectado con 213 artículos contempla además un número importante de disposiciones adicionales, transitorias y finales.  En ellas se recogen numerosas modificaciones de otras leyes del sector, entre las que destacan reformas en la Ley 50/1980, de contrato de seguro y en la Ley 26/2006, de mediación de seguros y reaseguros privados, junto a reformas en el Consorcio de Compensación de Seguros (al que se le encomiendan nuevas funciones como la llevanza del nuevo registro de seguros obligatorios y se le amplían las relativas a los procesos de liquidación de entidades aseguradoras), el seguro de edificación (se permite la obtención de una garantía financiera que permita cubrir el mismo riesgo como alternativa a la suscripción obligatoria de un seguro), los planes y fondos de pensiones (en particular en materia de fondos de pensiones abiertos), la responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor (con el objetivo de agilizar la asistencia a las lesionados en accidentes de tráfico), el seguro de caución como garantía ante las administraciones públicas (se establecen los requisitos para su admisibilidad), etc. Se establece también que los seguros obligatorios se deberán fijar por una norma con rango de Ley.

El régimen del contrato de seguro también está recogido en el anteproyecto de Ley de Código Mercantil, pero resulta claro que de momento esta reforma no se va a abordar, al menos en este periodo legislativo. Por ello, se aprovecha la Ley de ordenación, supervisión y solvencia de entidades aseguradoras en trámite para incluir cambios relacionados con la prórroga y modificación del contrato de seguro, así como para incorporar los seguros de decesos y dependencia, reforzándose la libre elección del prestador de servicios en estos seguros junto con el seguro de asistencia sanitaria. Se añade que en los seguros de personas, el asegurado o tomador no tiene obligación de comunicar la variación de las circunstancias relativas al estado de salud del asegurado, que no serán consideradas como un supuesto de agravación del riesgo.

En materia de mediación de seguros se reforman, sin estar todavía en vigor la segunda directiva en esta materia (IDM II) lo que dará lugar a nuevos cambios, cuestiones tan importantes como la formación de los mediadores, el análisis objetivo (el corredor para realizar este análisis debe presentar un número suficiente de contratos –no se especifican cuántos- adecuados para cada operación) así como el régimen de los colaboradores externos de los mediadores. En este sentido, se unifica la terminología del auxiliar, que va a pasar a denominarse colaborador, eliminándose de este modo la diferencia entre auxiliar asesor y auxiliar externo y estableciendo que las funciones del colaborador, de igual modo que la circunstancia de que asesore o no, se determinen en el contrato entre el mediador y su colaborador. Se suprime además el registro de auxiliares asesores.

Pero no solo es el proyecto de Ley el que está en marcha. También hay que hacer referencia al borrador, con fecha de 19 de mayo, del proyecto de Real Decreto por el que se aprueba el Reglamento de ordenación, supervisión y solvencia de entidades aseguradores. Un texto igualmente muy amplio, con 244 artículos, además de disposiciones adicionales y transitorias que desarrollará oportunamente la Ley en cuestión, dando lugar a la derogación del reglamento de 1998, que ya ni siquiera se adecuaba convenientemente al texto refundido de 2004, todavía en vigor.

Sin categoría