Artículos publicados en mayo, 2014

La subsistencia de las cooperativas de crédito.

Martes, 20 de mayo de 2014

María Jesús Peñas Moyano

Las cooperativas de crédito se regulan todavía en la Ley 13/1989, de 26 de mayo, y decimos todavía porque se está gestando una reforma al respecto (el pasado 13 de enero el ministro Guindos la anunció en el Congreso) que se pondrá en marcha en los próximos meses, exigida como tantas otras cosas por la UE y el FMI y en la que, por tratarse de un sector tan atomizado se va a presionar para crear grupos de mayores dimensiones –se habla incluso de uno o dos- y no va a faltar tampoco la presión para su conversión en bancos, tal y como ha sucedido con las cajas de ahorros, con el objetivo de que puedan actuar en los mercados de valores y obtener liquidez.

Este sector que representa en la actualidad el 5% del sistema financiero español, con unos activos de aproximadamente 135.000 millones de euros, está conformado por 65 entidades, aunque también es cierto que dos entidades como son Cajamar y Caja Laboral tienen el 49 %.  Es  significativo por tanto  el escaso tamaño de las entidades a pesar de los movimientos de concentración que se llevan sucediendo desde hace tiempo. Del número citado, seis entidades son de la categoría llamadas urbanas y el resto, con aproximadamente 100.000 millones de activos, son cajas rurales. Es precisamente a este volumen de negocio al que se alude para afirmar que solo hay sitio para una entidad en el mercado.

Frente a esta situación, las cooperativas de crédito han comenzado a elaborar una estrategia de defensa de su categoría y situación. Algunos de sus firmes defensores señalan que tamaño y rentabilidad no son incompatibles, pudiendo existir pequeñas entidades muy rentables y grandes entidades que no lo son. Y además añaden que la fusión no es en absoluto la panacea, pues no siempre van a solucionarse los problemas de gestión existentes e incluso, pueden generarse problemas que no existían con anterioridad. A su defensa añaden la importante labor social que desempeñan en la práctica evitando en un elevado número de municipios la denominada exclusión financiera, además de mantener una vinculación muy fuerte con el territorio, con la economía local, siendo referentes de proximidad, características todas ellas que en un momento determinado también se predicaban sobre las cajas de ahorros.

Las cooperativas de crédito van a luchar por su permanencia en el mercado tal y como están concebidas y evitar su transformación en bancos. Alegan que ello provocaría una excesiva homogeneización del sistema financiero, sin la riqueza formal que hasta tiempos relativamente recientes le había caracterizado. Por ello pretenden que la reforma que se realice no afecte a esta cuestión, sino que se ciña a cuestiones relativas a su gobierno, supervisión y solvencia. La defensa de su modelo pasa por encontrar aliados en el ámbito europeo, donde el número y dispersión de estas entidades está muy por encima de las cifras que hemos señalado, y es por ello por lo que está previsto que visiten nuestro país representantes de las principales cooperativas de crédito europeas como Rabobank (Holanda), Crédit Agricole (Francia) y DZBank (Alemania), con quienes han preparado una jornada para el 21 de mayo, para poner de manifiesto las ventajas de esta figura. Habrá que estar atentos para comprobar hasta dónde lleva el poder de persuasión del sector a la hora de moderar las pretensiones del gobierno español.

Sin categoría