Inicio > Sin categoría > El MARF echa a andar

El MARF echa a andar

Miércoles, 9 de octubre de 2013

María Jesús Peñas Moyano

Tal y como adelantamos el pasado junio, el MARF o Mercado Alternativo de Renta Fija se crea como recurso para incrementar la financiación de la pequeñas y medianas empresas al margen de la banca, y se ha establecido como fecha prevista para su entrada en funcionamiento este 7 de octubre. Aunque su  Reglamento de funcionamiento estaba ya aprobado desde mediados de año, es ahora cuando echa a andar esta plataforma en la que se pretende que determinadas empresas que cumplan unos requisitos puedan colocar deuda e intentar mejorar su financiación ante la sequía, ya pertinaz, del crédito bancario.

El MARF estará dirigido y gestionado por AIAF, la plataforma de renta fija de BME, con la mirada puesta en el medio y largo plazo, para que las PYMEs puedan acceder a los mercados de capitales a más largo plazo y menor coste que la financiación bancaria. Teniendo en cuenta factores como que la sequía del crédito todavía durará algunos años más, que España es el país más dependiente de la financiación bancaria y, en consecuencia, se encuentra a la cola de la utilización de instrumentos alternativos de financiación, si la apuesta por este mercado de bonos y pagarés para las empresas sale bien, está claro que se supondrá un avance muy importante para mantener e impulsar iniciativas empresariales, y que se deje de contemplar cómo proyectos muy interesantes, viables dentro y fuera de nuestros mercados, no pueden mantenerse como consecuencia de que los bancos no han querido refinanciar su deuda. Se pretende que con la presencia de este mercado estas situaciones no vuelvan a producirse.

El MARF tendrá una estructura de funcionamiento similar al MAB (Mercado Alternativo Bursátil) –aunque sería importante que no se les vinculara demasiado, pues la trayectoria del MAB no ha sido exitosa-, tratándose de igual modo de un mercado alternativo no oficial con la estructura jurídica de un sistema multilateral de negociación, por lo que sus requisitos de acceso y funcionamiento serán más flexibles y ágiles que los de los mercados regulados tradicionales. En él empresas solventes, con un adecuado nivel de recursos propios y capacidad exportadora, van a poder emitir bonos y pagarés entre dos y cinco años.

Todavía hay muchos datos que se desconocen, en particular, quien será la primera empresa que va a proceder a colocar una emisión. Se espera que se trate de una operación grande por parte de una empresa reconocida que arrastre a los inversores, y que después, poco a poco, las cerca de 800 empresas que se prevé están en condiciones de utilizar este mercado comiencen a hacerlo. Tampoco está cerrada la lista de asesores registrados, quienes se encargarán de la labor de conexión y seguimiento de las operaciones. Se calcula que trabajarán aproximadamente una docena y que entre ellos estarán alguna gran entidad financiera, las grandes auditoras así como sociedades y agencias de valores de prestigio.

En definitiva, todo está ya preparado para que esta iniciativa -que es también otra de las exigencias impuestas en el Memorando de Entendimiento (MoU) que se firmó el 12 de julio de 2012- eche a rodar, aunque tendremos que dar cuenta de ella nuevamente, cuando comiencen a realizarse las primeras operaciones, probablemente ya el año próximo.

Sin categoría

  1. Sin comentarios aún.
*