Artículos publicados en mayo, 2013

Los tipos de interés de referencia de los préstamos hipotecarios

Lunes, 27 de mayo de 2013

María Jesús Peñas Moyano

Hace aproximadamente un año nos referíamos en este blog a los índices hipotecarios tras la entrada en vigor de la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre de 2011, de transparencia y protección del cliente de servicios financieros, que había tenido lugar el 29 de abril de 2012, señalando los cambios que habían de tener lugar con motivo de la nueva regulación, en concreto, la aparición de un nuevo índice hipotecario para referenciar los préstamos que está llamado a sustituir con el paso del tiempo al conocido Euribor, además de sustituir a los otros índice que vienen utilizándose en el sector bancario español. Se trata de la denominada permuta de intereses/Interest Rate Swap (IRS) al plazo de cinco años. El IRS es un índice que refleja la evolución de los tipos de interés a cinco años y se calcula como una media del mercado de futuros sobre los tipos a ese plazo.

Pues bien, ha pasado el tiempo y como consecuencia de ello, el Banco de España ha tenido que salir al paso y emitir el pasado 30 de abril, una nota informativa sobre la publicación de determinados tipos de interés de referencia de los préstamos hipotecarios a interés variable. El objetivo de la nota ha sido el de tranquilizar a los hipotecados en cuyos contratos aparece uno de los tres índices de referencia para préstamos hipotecarios -no se trata afortunadamente del más común, el Euribor-, que dejaron de ser considerados oficiales el 29 de abril de 2012, señalando que tales índices serán válidos hasta el 6 de octubre, al menos.

Los índices en cuestión son el tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años para adquisición de vivienda libre, concedidos por las cajas de ahorros (IRPH-Cajas); tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años, para adquisición de vivienda libre, concedidos por los bancos (URPH-Bancos) y el tipo activo de referencia de las cajas de ahorros (Tipo CECA). Se considera que aproximadamente el 10% del volumen total de los préstamos destinados a la compra de vivienda tienen alguno de estos indicadores como referencia con la circunstancia añadida de que el índice de referencia sustituto es otro que también va a caducar, e incluso no tienen sustituto alguno, con la confusión que esta ausencia puede generar.

Y es que en principio, deberían desaparecer en la fecha señalada, pero se requiere que dentro de ese plazo se haya establecido el correspondiente régimen de transición de los préstamos afectos. Para ello, el gobierno está trabajando en la regulación de dicho régimen transitorio que debería estar aprobado antes de la fecha que arriba hemos mencionado. Eso significa que hasta que entre en vigor dicho régimen, el Banco de España seguirá publicando mensualmente, como lo viene haciendo hasta ahora, el valor de dichos índices de referencia. Y mientras sigan publicándose, ello supone que continúan siendo válidos para los préstamos hipotecarios a tipo de interés variable que a la entrada en vigor de la Orden los tuvieran como índice de referencia.

En todo caso, no deja de ser una falta de previsión por parte del órgano regulador, teniendo en cuenta la fecha de la Orden, 28 de octubre de 2011, con un importante periodo transitorio para su entrada en vigor, seis meses, y un año más para la caducidad de los índices de referencia, que se ha ampliado de momento otros seis meses. Es un tema demasiado serio para que los afectados se encuentren en esta situación de indefinición.

Sin categoría

Ayudas públicas: su compatibilidad con el mercado interior en la Unión Europea y clubes de fútbol

Jueves, 9 de mayo de 2013

Benjamín Peñas Moyano

El Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), en su artículo 107, en su número 1, dispone que “Salvo que los Tratados dispongan otra cosa, serán incompatibles con el mercado interior, en la medida en que afecten a los intercambios comerciales entre Estados miembros, las ayudas otorgadas por los Estados o mediante fondos estatales, bajo cualquier forma, que falseen o amenacen falsear la competencia, favoreciendo a determinadas empresas o producciones”. En su número 2 enumera algunas ayudas compatibles con el mercado interior, como por ejemplo, “las ayudas destinadas a reparar los perjuicios causados por desastres naturales o por otros acontecimientos de carácter excepcional”. Y en su número 3 establece que podrán considerarse compatibles con el mercado interior varios supuestos de ayudas, entre otros, y por ejemplo, “las demás categorías de ayudas que determine el Consejo por decisión, tomada a propuesta de la Comisión”.

Por su parte, el artículo 108 del Tratado mencionado, en su número 1, dispone que “La Comisión examinará permanentemente, junto con los Estados miembros, los regímenes de ayudas existentes en dichos Estados” y “propondrá a éstos las medidas apropiadas que exija el desarrollo progresivo o el funcionamiento del mercado interior”. En su número 3 se dice que “La Comisión será informada de los proyectos dirigidos a conceder o modificar ayudas con la suficiente antelación para poder presentar sus observaciones”. Y continúa diciendo ese número 3 que “Si considerase que un proyecto no es compatible con el mercado interior con arreglo al artículo 107, la Comisión iniciará sin demora el procedimiento previsto en el apartado anterior. El Estado miembro interesado no podrá ejecutar las medidas proyectadas antes de que en dicho procedimiento haya recaído decisión definitiva”.

En el número 2 del artículo 108 se establece que “Si, después de haber emplazado a los interesados para que presenten sus observaciones, la Comisión comprobare que una ayuda otorgada por un Estado o mediante fondos estatales no es compatible con el mercado interior en virtud del artículo 107, o que dicha ayuda se aplica de manera abusiva, decidirá que dicho Estado interesado la suprima o modifique en el plazo que ella misma determine”.

Pues bien, en el Diario Oficial de la Unión Europea de 23 de abril de 2013, C116/19, se ha publicado la “Invitación a presentar observaciones en aplicación del artículo 108, apartado 2, del TFUE” a los Países Bajos respecto de ayudas a determinados clubes de fútbol profesional de los Países Bajos en el periodo 2008-2011. El motivo ha sido que la Comisión había recibido un gran número de cartas de ciudadanos de los Países Bajos, los cuales afirmaban que algunos ayuntamientos de los Países Bajos habían concedido ayudas a los clubes de fútbol profesionales que atraviesan dificultades financieras, no habiendo sido ninguna de esas medidas notificada a la Comisión. Así, clubes de primera y de segunda división, como el Vitesse, el NEC, el MVV, el Willen II, EL PSV y el FC Den Bosch, fueron sujetos pasivos de medidas adoptadas por los respectivos ayuntamientos en los que éstos les condonaban créditos, se hacían cargo de créditos, rebajaban el alquiler del estadio del club en cuestión o adquirían suelo del respectivo club que luego volvían a arrendar a dicho club.

La Comisión Europea, tras realizar la evaluación preliminar, ha constatado que únicamente la medida del ayuntamiento de Arnhem con respecto al club Vitesse no es constitutiva de ayuda estatal, mientras que las medidas de los restantes ayuntamientos (Nimega, Maastricht, Tilburg, Eindhoven y Hertogenbosch) parecen ser ayudas estatales en el sentido del artículo 107.1 del TFUE y por ello pueden falsear la competencia y afectar al comercio entre los Estados miembros, siendo pues en principio incompatibles con el mercado interior. La Comisión alberga pues serias dudas al respecto de que las ayudas de los ayuntamientos mencionados cumplan con la legalidad, y recuerda a los Países Bajos que la normativa comunitaria dispone que toda ayuda concedida ilegalmente podrá recuperarse de su beneficiario.

Pero a pesar de lo dicho, no pensemos que lo apuntado se ciñe a Bélgica. Y es que el Real Madrid es también uno de los clubes que están siendo analizados por la Comisión Europea por beneficiarse de supuestas ayudas públicas que podrían conculcar el Derecho de la Unión Europea: se trataría de operaciones inmobiliarias entre el Ayuntamiento de Madrid y el club citado que se remontarían a varios años atrás. Es cierto no obstante que las pesquisas también tratan sobre otros clubes españoles y de otros estados miembros.

El Ejecutivo comunitario está también examinando supuestas ventajas fiscales de las que se podrían haber beneficiado clubes españoles de fútbol, consistentes en reducciones de deuda fiscal y de cotizaciones sociales.

En ambos casos, las pesquisas en relación a los clubes españoles tienen por fin recopilar información, pero tengamos en cuenta lo que hemos expuesto sobre los clubes belgas y lo que la Comisión ha manifestado al respecto de dichas situaciones. No es muy difícil anticipar lo que muy probablemente ocurrirá si tenemos en cuenta lo que es el fútbol en nuestro país y el tratamiento que en nuestra sociedad e instituciones han recibido los clubes de fútbol: la marcha y la situación de los mismos en muchas ocasiones es lo único que ha hecho que la gente se eche a la calle.

Sin categoría