Artículos publicados en julio, 2011

Algún apunte sobre la nueva Ley de crédito al consumo

Miércoles, 13 de julio de 2011

María Jesús Peñas Moyano

La nueva Ley 16/2011, de 24 de junio, de crédito al consumo, que viene a sustituir a la norma de 1995, y que entrará en vigor el próximo 25 de septiembre, traspone la nueva Directiva sobre la materia, (Directiva 2008/48/CE, de 23 de abril, del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a los contratos de crédito al consumo), tras el agotamiento de la anterior y la necesidad de actualizar los mecanismos de protección de los consumidores y aumentar su confianza. Pero también hay otro objetivo más amplio consistente en lograr el desarrollo de un mercado de crédito más transparente y eficaz, también más competitivo al tiempo que innovador, para lograr con ello una promoción de las actividades transfronterizas y, en última, instancia, lograr la tan ansiada dinamización de la economía.

chiste de forges sobre cláusulas de penalizaciónAlgunas de las reformas introducidas por la norma resultaban ciertamente necesarias como el derecho de desistimiento regulado en el artículo 28, otorgando un plazo de 14 días naturales desde la fecha de suscripción del contrato o desde la fecha en la que el consumidor reciba las condiciones contractuales y la información prevista en el artículo 16. Este derecho se ejercitará, como siempre sin necesidad de indicar los motivos por los que se ejercita este derecho y sin penalización alguna para el consumidor.

También resulta oportuna la nueva regulación de la cancelación anticipada de este crédito, en el artículo 30, en la que además de reducir la compensación a recibir por el prestamista en función del tiempo que reste para la finalización del contrato (1 por 100 del importe del crédito reembolsado anticipadamente si la terminación acordada del contrato es superior a un año y si el periodo no lo supera, la compensación no podrá ser superior al 0,5 por 100 del importe).

Pero además se establecen situaciones en las cuales no podrá reclamarse ningún tipo de compensación por reembolso anticipado, en concreto:

  • si el reembolso anticipado se produce en cumplimiento de un contrato de seguro destinado a garantizar dicho reembolso (con la circunstancia añadida de que en aquellos casos en los que el contrato de crédito tenga una duración inferior a la considerada a los efectos de cálculo de la prima —contratos de duración indefinida, supuestos de desistimiento y reembolso anticipado—, el consumidor tendrá derecho al reembolso de la parte de prima no consumida).
  • Tampoco se pude reclamar compensación alguna en caso de posibilidad de descubierto (el artículo 4 establece que hay posibilidad de descubierto en aquel contrato de crédito explícito mediante el cual un prestamista pone a disposición de un consumidor fondos que superen el saldo en la cuenta a la vista del consumidor. Y se reconoce también el descubierto tácito.)
  • Por último, tampoco habrá compensación si el reembolso anticipado se produce dentro de un período para el que no se haya fijado un tipo de interés deudor.

mano vaciando un bolsillo de monedasDestacamos también de la Ley la obligación que van a tener las entidades de crédito de evaluar la solvencia del consumidor, esto es, comprobar las posibilidades financieras de sus clientes antes de realizar la concesión del préstamo (artículo 14), en línea con todas las previsiones que se han contemplado sobre esta materia desde la Directiva 2004/39/CE, de 21 de abril, relativa a los mercados de instrumentos financieros (MiFID).

Los objetivos teóricos de la norma parecen cumplidos. Ahora habrá que espera a su entrada en vigor para comprobar si esta reelaboración solventa los problemas pasados y se produce una dinamización del crédito.

Sin categoría